El sur de la provincia de Alicante está formado por una gran cuenca formada a partir de rocas depositadas en el Periodo Neógeno y que abarcó 23 millones