Durante décadas los balnearios fueron una alternativa en el recreo y ocio veraniego. Los de Alicante fueron los que alcanzaron mayor fama siendo muchos de gran belleza por