El Taray o Tamarix

En un territorio con pocas lluvias y un largo periodo de sequía estival, la fuerte evaporación hace que se acumulen sales en los horizontes superiores del suelo, dando lugar a terrenos salinos muy selectivos para la vegetación.

Esta es la característica principal del saladar, uno de los ecosistemas más importantes y singulares del Clot de Galvany, cuyo único representante arbóreo es el Taray (Tamarix sp.).

También llamado Taraje, Tamarell, Tamariu o Tamarit en catalán, conserva en cierto modo el nombre que le daban los romanos a los tarajes en genera. En etimología popular se ha creído que tamarix podría derivar del rio Tamarix (al parecer el actual Tambro), en cuyas orillas se afirmaba que crecían con profusión. Dentro de este género podemos observar en el paraje del Clot de Galvany aquellas dos especies más tolerantes a la sal, el Tamarix boveana (o Taray alicantino) escasamente representado en el sureste de España y Baleares, y el Tamarix canariensis (o Taray de Canarias) más extendido.

Se les considera arbustos o árboles pequeños (de 3 a 5 mts. de altura) aunque en el caso del Tamarix canariensis puede alcanzar los 10 mts. Sus ramas son largas y flexibles, de corteza pardorojiza o pardusca.Caducifolios, abos tienen hojas escuamiformes y de pequeño tamaño, por lo que cuando se agrupan en varios ejemplares dan lugar a bosquetes abiertos y luminosos. Sus flores son blancas o rosa pálido que se unen en espigas gruesas y cilíndricas, floreciendo desde marzo a julio, incluso a veces en noviembre (en el caso del Tamarix canariensis).

Están pefectamente adaptados a vivir en zonas halófilas ya que son capaces de tomar el agua del suelo cargada de sales y posteriormente eliminar la sal de sus tejidos a través de unas glándulas secretoras especiales situadas en las hojas. Alcanzan desde el nivel del mar hasta los 320 mts. de altitud (Tamarix boveana) o hasta los 800 mts. (Tamarix canariensis).Podemos encontrar tarays en terremos húmedos, en orillas de lagunas salobres (Charca central, Charca suroeste, Charca de Torre Brissó) o en las malladas (depresiones entre dunas) de la playa del Carabassi. Pero también en ramblas y barrancos del término municipal, asi como en márgenes de ríos de la Península Ibérica que atraviesen margas u otros depósitos ricos en sal.

El Taray alicantino habita en la Peníncula y noreste de Africa. Está estrictamente protegido por ley en Cataluña (Decreto 328/92 D.O.G.C. 1.III.1993) y en Baleares (catálogo baleara de especies amenazadas en la categoría de “interés especial”, Decreto 24/92 B.O.C.A.I.B. 2.IV.1992). Es una especie rica en taninos por lo que se le ha dado uso en medicina popular como astrigente, antidiarreico y cicatrizante. El Taray de Canarias se distriabuy en la Región Mediterránea Occidental y Macronésica. Es muy utilizado como planta ornamental para parques y jardines, y en reforestación para la estabilización de márgenes de riberas y fijación de dunas (para contener su avance y poder introducir otras especies que vivan al abrigo de su protección). Otra ventaja añadida es que son bastante piroresistentes por lo que nos ayudan a prevenir incendios forestales.

Los más bellos ejemplares del Clot de Galvany se encuentran junto al observatorio de aves de la Charca Central y cerca del itinerario que discurre por el saladar entre la carca central y la Suroeste.

Articulo de: Susi Macía Bonet – Bióloga y Monitora del S.C.E.A Clot de Galvany
Articulo publicado en el nº 7 del Boletín Informativo Clot de Galvany (Concejalía de Medio Ambiente del Ayto. de Elche)