El Esparto

Este arbusto mediterráneo, una gramínea, de la familia de los cereales, forma macollas de porte robusto, formadas por multitud de hojas rígidas, flexibles, largas y lineares que se repliegan sobre si mismas.

Las flores, primaverales, forman paniculas compactas, espigas, que producen frutos secos, en cariópside, con largos pelos y aristas que ayudan al viento en su dispersión.

A menudo el esparto forma parte de matorrales y pastizales secos y soleados, en suelos de escasa profundidad y pobres en nutrientes, constituyendo habitualmente comunidades.

El esparto se recoge en verano con la fibra madura.

Desde los albores de la civilización esta basta y versatil planta ha supuesto un recurso inigualable para las distintas sociedades humanas a lo largo del tiempo, pudiendo encontrar numerosas muestras de ello en imnumerables yacimientos arqueológicos.

Actualmente se utiliza en repoblaciones para fijar suelo ya que su extenso sistema radicular y sus mínimas exigencias ambientales lo hacen idóneos para estos casos.